Para investigar cómo se está abordando la privacidad de los datos en el ámbito jurídico internacional, un equipo de especialistas de Thomson Reuters revisó más de dos mil documentos de Derecho práctico publicados entre 2013 y 2018, los que abarcan más de 100 jurisdicciones legales en los cinco continentes. Legislaciones de  Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea representan el 64 por ciento de dicho corpus de investigación. Thomson Reuters Labs y el Foro Económico Mundial coordinaron la presentación de “Our Shared Digital Future”, un nuevo informe sobre cómo se va formando el futuro de un mundo digital.

Tres historias clave emergen del referido análisis:

“Protección de datos y GDPR”, “Legislación europea de datos” y “Leyes de protección de datos” forman un círculo de temas estrechamente relacionados que representan un foco de actividad, evidencia de la atención cercana que los legisladores europeos entregan a la protección de datos desde principios de la década de 2000. Esto culminó con “General Data Protection Regulation (GDPR)”, ley de privacidad que tiene impactos globales.

Una vez que GDPR entró en vigor en mayo de 2018, en el Reino Unido se promulgó la Ley de Protección de Datos 2018 (DPA) y otros países europeos aprobaron leyes similares, lo que demuestra el repunte de la legislación europea de datos.

La influencia de la GDPR van mucho más allá de las fronteras de la Unión Europea (UE), ya que incluso las organizaciones no europeas están sujetas a ella siempre que recopilen datos personales de los ciudadanos que residen en la UE. Además, GDPR sirve de ejemplo a legisladores en el extranjero, como es el caso de la Ley de Privacidad del Consumidor de California, que entrará en vigencia en 2020, actividad legal que continuará recibiendo atención.

En relación a la “Ciberseguridad corporativa”, se estima que las violaciones de datos están haciendo que los legisladores estén cada vez más ansiosos. Hackers y violaciones de datos se están convirtiendo en una faceta familiar de la era digital. Hay expertos legales quienes están analizando la necesidad de establecer estándares estrictos para las corporaciones que rodean la protección de información sensible. Aquí es donde se aborda una serie de cuestiones, entre ellas: la legislación que exige a las empresas revelar los incidentes de ciberseguridad de manera oportuna; Las políticas que rodean la gestión de seguridad de la información para entidades financieras como los bancos; La privacidad de los clientes y la seguridad de los datos en la era de Internet e Internet de las Cosas.

En cuanto a proteger los datos de salud, las estadísticas muestran que la mayoría de las violaciones de datos afectan a las organizaciones médicas y sanitarias. Debido a la naturaleza particularmente sensible de los datos de salud, se debe prestar especial atención a la regulación de cómo se puede recopilar y utilizar. Téngase presente que en los Estados Unidos, la “Health Insurance Portability and Accountability Act” (HIPAA) controla la protección de la información médica, desde 1996.

Según los especialistas de Thomson Reuters, la privacidad en el ámbito digital es una preocupación crucial en nuestra sociedad cada vez más conectada. A medida que la legislación y la práctica progresan, estos grupos conceptuales sin duda continuarán evolucionando y cambiando hasta que la tecnología y la política alcancen la estasis, es decir, el estado en el que todas las fuerzas son iguales y opuestas, cancelándose recíprocamente.

Más información en “Our Shared Digital Futures”

Anuncios